Hotspot Approach: Cooperación y control de FRONTEX, EASO y EUROPOL

wien_-_westbahnhof_migranten_am_5_sep_2015

Durante el año 2015, el número de personas que llegó a las costas europeas de forma irregular creció exponencialmente. La Agencia de la ONU para los refugiados reveló que 1.015.078 inmigrantes irregulares cruzaron el Mediterráneo (en comparación con las 216.054 personas que hicieron la misma travesía en el año 2014); sin embargo, de ellos, 3.771 nunca lograron su objetivo. Asimismo, conforme a los datos publicados por Eurostat, el número de solicitudes de asilo recibidas por los Estados miembros de la Unión Europea (UE) en el transcurso del año 2015 ascendió a 1.255.600, cifra esta que representa más del doble de las solicitudes registradas el año anterior. La Comisión Europea no prevé un descenso de estas alarmantes cifras pues estima que para finales del año 2017 tres millones de inmigrantes irregulares habrán llegado a la UE, lo que representa una presión migratoria diaria de 3.600 personas, siempre que las condiciones actuales en Siria y en otras partes del mundo no se deterioren aún más.

Ante una crisis migratoria y de refugiados sin precedentes, la Comisión Europea adoptó el 13 de mayo de 2015 la Agenda Europea de la Migración, con el fin de establecer una estrategia común en la que estén implicados de forma coordinada los Estados miembros, las instituciones de la UE, las agencias europeas encargadas de la migración, el control de fronteras y el asilo, las organizaciones internacionales, la sociedad civil, las autoridades locales y los terceros países. Entre todos estos actores las agencias europeas Frontex, Easo y Europol desempeñan un papel primordial. La Agenda Europea ha diseñado para ellas un sistema de cooperación reforzada, la Hotspot Approach (aproximación de los puntos críticos) que facilita la intervención rápida e integrada de tales agencias en el territorio de los Estados miembros que presenten una presión migratoria desproporcionada.

La actual crisis de los refugiados ha propiciado una cooperación constante entre las agencias del Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia (ELSJ) en los hotspots, así como una importante expansión de sus competencias. A este respecto, la Comisión Europea el 15 de diciembre de 2015 propuso la introducción de una Guardia Europea de Fronteras y Costas que sustituirá a Frontex en la gestión de las fronteras exteriores de la UE. Posteriormente, el 4 de mayo de 2016, la Comisión publicó una iniciativa legislativa que refuerza las tareas delegadas actualmente a Easo, creando así una verdadera agencia de la UE para el asilo. Frontex, Easo y Europol se perfilan por tanto como actores clave no solo en la gestión de la crisis migratoria y de los refugiados sino también en la ejecución de las políticas europeas en el ELSJ y, específicamente, en la asistencia a los Estados miembros en los ámbitos de migración irregular, control de fronteras y asilo.

La cooperación y las competencias de Frontex, Easo y Europol se han visto claramente reforzadas fruto de la complementariedad de sus tareas y la necesidad de asistir coherentemente a los Estados miembros cada vez más desbordados por la incesante presión migratoria en sus fronteras. La cooperación reforzada de las agencias también lleva aparejados nuevos retos como son la difuminación de su responsabilidad y la consiguiente dificultad en su control, así como el riesgo de que Frontex, Easo y Europol se culpen entre sí o a los Estados miembros las potenciales violaciones de derechos fundamentales que tengan lugar, lo que puede a la larga dinamitar su confianza mutua y cooperación multilateral en los hotspots.

La aproximación de los puntos críticos introducida por la Agenda Europea de la Migración constituye sin duda un importante paso hacia una creciente cooperación multilateral, multinivel y sistemática entre las agencias del ELSJ. Sin embargo, las actividades de estas agencias aún precisan desarrollar más sinergias operativas, así como una verdadera coordinación de sus tareas y un mayor control. La introducción de un instrumento legislativo que regule y precise las competencias, la cooperación y el control de las agencias del ELSJ promovería efectivamente su autonomía, coherencia, responsabilidad y legitimidad. Este instrumento legislativo regulador de la aproximación de los puntos críticos debería además reforzar las competencias de FRA e incluir un sistema de quejas individuales que permita a los nacionales de terceros países dirigirse directamente a todas las agencias implicadas en los hotspots.


Este post resume la comunicación presentada en la Conferencia organizada por MAGELS, “El control de las agencias europeas del Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia: Contrapeso necesario a su autonomía”  el 13 de junio de 2016 en Barcelona.

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s